La responsabilidad de dar de comer

2018-06-18T14:33:18+00:00 18 - 06 - 2018|Espiritual Chef|

En este post quiero compartir desde mi experiencia lo que supone dar de comer. No me lo enseñaron en la escuela de cocina sino que me lo enseñó el caminar por la vida y el caminar por este hermoso oficio de cocinar para otros y para mi.

Desde el primer momento que tomas conciencia de que el alimento que introduces por tu boca tiene un efecto en tu cuerpo, todo se ve con otro ojos. Para mi no hubo vuelta atrás. A partir de ese momento las cuestiones que se me vinieron a la cabeza fueron infinitas. ¿Qué efecto tiene el azúcar? ¿Qué me aporta una fritura? ¿Y un bebida efervescente negra? ¿Qué efecto tiene una fresa? ¿Qué efecto tiene un hoja verde? ¿Y un tomate?,… llegué a algunas conclusiones y respuestas, y surgieron más preguntas y a la vez, algunas prohibiciones, pues hubo médicos que me recomendaron dejar de comer ciertas cosas. Pero sobre todo, este recorrido me llevó a buscar los alimentos que aportan un bienestar, un óptimo combustible y energía…Pero eso sí, sin dejar de lado el placer. Dejé de comer muchos alimentos por razones obvias y me encontré que muchos de esos alimentos que no comía más, los estaba dando yo en mi oficio. En ese momento me dije a mi mismo: “si yo no como esto porque no me sienta bien, seguro que a otros tampoco. ¿Estoy actuando correctamente dando de comer esto que yo no comería?” La respuesta fue clara y contundente, no.

Es duro para un cocinero tomar conciencia de que lo que estás dando puede desfavorecer la salud. Es duro para un cocinero tomar conciencia de que estás formando parte de la cadena alimentaria y que eres cómplice de la salud de la sociedad.

Aquí no estoy para dar ordenes y dar cátedra de lo que hay que hacer, pues considero que es muy complejo este tema. Solo estoy para hacer un llamado de atención, compartir mi experiencia y de alguna manera involucrar así a los responsables de este gran acto, “dar de comer”.

Somos muy responsables de lo que compramos, no solamente por el precio o la calidad, si no también conociendo de dónde viene el producto, cómo se cultiva, quién lo hizo, qué agregados contiene. Además, también somos responsables de cómo lo tratamos y manipulamos, que técnicas usamos, cómo lo servimos, lo masticamos, lo digerimos, qué efecto tiene en el comensal y claro está, cual es su desperdicio y el impacto en el planeta.

Emprender en la gastronomía es muy complejo. Todos los saben. No es cualquier negocio. Sobre todo cuando quieres agregar este plus fundamental. Los gastos, las mil gestiones, el formar equipo,… e incluso lo mal valoradas que a menudo están las personas que tienen la tarea de manipular los alimentos. Todo esto hace, en muchos casos, que nos olvidemos de la importancia de muchos aspectos que tiene nuestro ser en la vida. Nosotros también somos generadores de combustible, y lo ideal es que sea el mejor.

Adicionalmente, quiero puntualizar que los grandes responsables de dar de comer son las madres y los padres. Tenemos un restaurante diario en nuestra casa con la “mesa 1” que siempre tiene que estar repleta de salud y, por supuesto, de amor.

Piensa que lo que das tiene efecto a corto y a largo plazo, incluso para nuestras próximas generaciones. No lo eches a perder. Deja una marca por esta vida que sea constructiva. No hace falta cambios radicales si no es lo tuyo. Se puede ir cambiando poco a poco. Está claro que el sistema de gestión de riquezas en casi todo el planeta no está bien pensado y es muy avaro. El tema es amplio, pero te aseguro que el encargado de manipular alimentos es una pieza clave. Tenemos en nuestras manos una gran posibilidad, la de aportar de forma positiva al sistema. Somos generadores de demanda y de culturas renovadas. Podemos llevar a nuestra comunidad a incorporar buenos hábitos. Podemos obligar a los responsables de manipular la tierra, a las grandes industrias, a que se rindan y digan, desde su inocencia ¿qué hay que hacer?.

Aprovechando estas inspiradoras líneas, quiero contarte que desde Espiritual Chef ofrecemos varias propuestas de catering tremendamente deliciosas e igual de saludables. Todas ellas cuidando cada detalle para que la experiencia sea un éxito completo. Si estás pensando en organizar un evento o ya estás en ello, no dudes en contactarnos.

Más Información en el siguiente enlace: Caterings

Ilustración de gloriagarciailustracion.com